Abordado el impulso de mejora de la competitividad en los dos primeros años de mandato, cuyas actuaciones tendrán un efecto sostenido en el tiempo, darán fruto las actuaciones desplegadas desde el primer momento en cuanto al segundo de los objetivos planteados para este mandato, consistente en incrementar la capacidad de nuestra institución para contribuir al desarrollo regional. El impulso dirigido al desarrollo supondrá ampliar el alcance de la Universidad de acuerdo con una perspectiva de especialización inteligente en la que desde su concepción estemos más estrechamente vinculados con empresas, instituciones y otros socios estratégicos como centros de investigación y universidades en forma de lo que se denomina como ecosistemas del conocimiento. Este avance debe acometerse desde una visión de interrelación entre la educación, la investigación y la innovación, actuando simultáneamente sobre estos tres componentes y haciéndolo también en una dirección más comprometida con la internacionalización y las nuevas tecnologías.

Las grandes actuaciones para acometer este segundo objetivo incluyen la ampliación selectiva de titulaciones, la investigación interdisciplinar, la innovación abierta, la agregación de capacidades y los campus sostenibles e integradores.