En los dos primeros años de mandato el objetivo es continuar avanzando en la mejora de la competitividad de la Universidad, siguiendo así la senda trazada en el Plan de Fortalecimiento. Para ello, es necesario continuar facilitando la actividad de los integrantes de la Universidad, de manera que hagan uso de su talento en beneficio de ésta, además de captar talento mediante la incorporación de personas. Por otro lado, también hemos de avanzar en la flexibilidad organizativa, rediseñando los sistemas y repensando los procedimientos de gestión y avanzando hacia una organización más horizontal basada en equipos de trabajo. En suma, la mejora de la competitividad pasa por personas cualificadas que hacen el mejor uso del talento que tienen (gestión del talento) en un ambiente organizativo eficaz que facilita su trabajo (flexibilidad organizativa).

Los grandes ejes de actuación para hacer posible enfrentarse a estos dos desafíos vienen dados por el impulso de precios públicos sociales y becas, la estabilización y promoción del personal, la incorporación de personal, el fortalecimiento de la universidad y la desburocratización administrativa.