GestionPersonas_v2

Las universidades cuentan con un capital humano de alta cualificación entre los técnicos, gestores, administradores y personal de servicios que apoyan la labor de los profesores e investigadores. No puede ser de otra forma para hacer funcionar una institución que desafía los límites de conocimiento con su investigación, proporciona formación avanzada con su docencia, interacciona con empresas e instituciones con su innovación y asesoramiento especializado y constituye en suma un referente para la sociedad. El papel del Personal de Administración y Servicios (PAS) es fundamental en todos estos procesos.

Talento unido a creatividad, ilusión acompañada de implicación, todo ello sumado a un compromiso responsable son competencias imprescindibles para cualquier colectivo humano que busca avanzar en la consecución de unos fines concretos. La creación de un ambiente profesional en el que el PAS se sienta reconocido, valorado y compensado constituye el reto básico de lo que se conoce como gestión de personas. En la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) hemos continuado con esta filosofía de la gestión de personas, avanzando con decisión en aspectos tales como la promoción; recuperando y manteniendo elementos relacionados con los incentivos y la jornada; mejorando e innovando en la formación interna y en las formas de trabajo.

Por citar algunos ejemplos significativos, se han activado dos Ofertas de Empleo Público, con un total de 220 plazas, que permiten la promoción interna de más de un 20% de la plantilla, cifras que constituyen parámetros referenciales en la trayectoria histórica de la Universidad sin comparación en el Sistema Universitario Español en este cuatrienio. Del mismo modo, avanzando en el necesario reconocimiento del trabajo realizado, se han abonado los tramos de carrera profesional reconocidos y se ha convocado un nuevo tramo en 2015, adecuándose así mismo la dotación relativa a la Valoración de Resultados Profesionales.

En un afán constante por la actualización de las capacidades de nuestro personal, se han desarrollado planes de formación participativos que recogían los intereses y expectativas de sus personas, como el aseguramiento de 40 horas de formación, aprovechando para su impartición el capital intelectual, profesional y talento de los trabajadores que forman parte de la institución.

En aras de una más eficiente planificación profesional, se han desarrollado aspectos relativos a la flexibilidad organizativa y la conciliación de la vida laboral y familiar, con acciones como la puesta en marcha del Plan de Teletrabajo, la posibilidad de reducción de jornada, la flexibilización horaria y la recuperación de las 35 horas semanales, consensuada recientemente con las organizaciones sindicales.

Durante este periodo de gestión 2012-2015, la Universidad ha mostrado una preocupación plasmada en actuaciones concretas relativas al PAS, al cual tengo que agradecer su excelente labor, dedicación e implicación diaria con la Institución. Sin estos ingredientes, la Universidad no podría haber alcanzado las cotas de calidad en las que ha logrado situarse; por ello, el avance en los próximos años dependerá en gran medida de mantener una línea constante de diálogo y colaboración directa con todos sus profesionales, reconociendo, valorando y recompensando su compromiso con esta magnífica Universidad al servicio del desarrollo de nuestra región.

Miguel Ángel Collado