EmpleoLa formación superior constituye una de las misiones fundamentales que tienen encomendadas las universidades, junto con la investigación, la innovación y la cultura. Aspectos tales como el diseño de los planes de estudio, la calidad y formación del profesorado universitario, el apoyo del personal de gestión, las nuevas tecnologías educativas, la innovación docente, las prácticas externas, el equipamiento de laboratorio o la iniciación a la investigación inciden sobre la calidad de la formación universitaria recibida por los estudiantes. La calidad de la educación superior universitaria es concebida y medida de muchas formas, pero una de las más importantes, si no la que más, es la relacionada con el empleo de los estudiantes que obtienen una titulación universitaria.

Una universidad socialmente responsable es una institución de educación superior que se preocupa por garantizar un futuro profesional a sus titulados; es el mejor legado que podemos proporcionar a nuestros estudiantes, y es también lo que esperan de nosotros sus familias y personas cercanas. Las universidades deben atender la legítima expectativa de que sus estudiantes encuentren un futuro profesional acorde con la formación universitaria recibida y que lo hagan en el contexto deseado.

En estos últimos cuatro años, la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) ha mantenido y reforzado su compromiso con el empleo de sus titulados, a pesar de la crisis económica y de la situación de partida de nuestra región. Los informes externos son elocuentes. Castilla-La Mancha es la primera región española en tasa de actividad de universitarios; la segunda en la que es más probable encontrar un empleo por el hecho de estar en posesión de una titulación universitaria; y la tercera en la que sus titulados obtienen más proporción de empleos de alta cualificación. Además, en la comunidad autónoma más expuesta al efecto de atracción de Madrid de toda España, dotada de un sistema radial de transportes que favorece la salida a otras regiones, más de dos tercios de los titulados empleados de nuestra universidad trabaja en Castilla-La Mancha. Esto tiene un mérito extraordinario, que no está al alcance ni siquiera de universidades históricas ubicadas en regiones más ricas.

La sociedad castellano-manchega cuenta con una gran Universidad, responsabilizada y comprometida con el reto del empleo y, por ende, con el desarrollo territorial de la región. Este es el valor añadido que queremos aportar a nuestros estudiantes y la dirección en la que debemos seguir avanzando en los próximos años.

Miguel Ángel Collado
Rector